Peña Federación Vélez Sarsfield de Hattrick

Peña Federación Vélez Sarsfield de Hattrick

1042 369 306

VOLVER AL PASADO

Rodrigo Javier Martínez, 13-03-2019
Que rápido cambia todo. En un abrir y cerrar de ojos Vélez pasó de titulares pomposos que nos llenaban de orgullo a noticias que resaltan nuestro mal momento. ¿Que pasó en el medio? ¿Es el hincha veleta el protagonista de esta novela? ¿Es una cuestión de jerarquía de un plantel corto y sin recursos? ¿Este momento de crisis se vincula al Manager y sus desaciertos? ¿Será el técnico, centro de todas las miradas, el capitán de navío que llevo a Vélez a este pseudo naufragio? Creo que ya hemos dicho en este espacio que, seguramente, sea un poco de todo, pero la realidad es que hoy Vélez retrocedió más de lo que avanzó y aunque de lejos miramos nuestra peor pesadilla, gracias a este técnico y este plantel, la realidad es que el presente es sombrío y por momentos lapidario. No hay reacción ante la adversidad, ni siquiera vergüenza deportiva. Los planteos son chatos e inofensivos. Las derrotas son humillantes. La Copa Libertadores es casi una utopía (al menos la clasificación directa). Miramos de reojo a los que nos vienen pisando los talones por un lugar en la Sudamericana. Y hay rendimientos muy bajos, incluso de aquellos que venían en un nivel superlativo. Por eso uno se pregunta que pasó en el medio y levanta la apuesta: ¿Este equipo tocó su techo? ¿Le agarraron la mano al estratega principal?. Me animaría mas a lo segundo sumando un desgaste importante de responsabilidades. Conociendo algunos talentos individuales dudo que Vélez haya tocado su máximo rendimiento aunque si, seguramente, a finales de año pasado hemos observado a algunos jugadores alcanzar su máximo potencial y hoy atraviesan un momento, como mínimo, muy malo.
Y el partido de ayer no fue la excepción, fue un calco de lo que es Vélez hoy: desconcierto. Y es claro, porque Vélez vive en un total estado de confusión y la formación inicial así lo demostraba entre la gente. Todos nos convertimos en grandes antropólogos, en grandes filósofos y pensadores tratando de entender un dibujo táctico, que incluso en la cancha parecía confuso. Con el correr los de los minutos las incógnitas le dieron lugar a una linea de 3 rara con un Dominguez volcado a la derecha, de carrilero o de lateral derecho, pero la realidad es que Vélez, más allá del planteo, dominaba por tenencia (reiterativo) y algo de riesgo. Pudo haber sido un remate de Robertone y su cabezazo a los 40 que se estrelló en el travesaño pero Vélez no llegaba por dominio sino por situaciones aisladas. Y fue en la jugada del travesaño donde Vélez perdería a su mejor jugador. En el rebote Robertone, corajudo, iría a buscar nuevamente el cabezazo y su frente se encontró con la nuca del duro Quintana: Corte tremendo y sustitución. ¿Fue el ingreso de Galdames el primer error de Heinze? Con el diario de lunes lo confirmamos, pero el partido, peleado, trabado y muy raspado quizás pedía en ese momento el ingreso del Chileno. Se iría el primer tiempo con un remate lejano del Mono Vargas que se fue muy cerca y que podría haberle dado cierto grado de justicia al marcador, pero el empate no fastidiaba a nadie.
El segundo tiempo fue un retroceso gigante basado en actuaciones paupérrimas y las limitaciones del propio de Vélez de salir de un juego áspero que planteo Argentinos desde el principio. Además el local plantó mejor sus lineas y expuso las miserias propias, principalmente los bajos niveles de algunas individualidades. Dominguez desperdiciado en su nuevo rol, los centrales siempre perdiendo, Gimenez impreciso, Galdames fuera de tiempo, Almada y Vargas muy perdidos tan abiertos y Fernandez fuera del radar de los creativos. Con Laso al borde de la roja y un equipo replegado sin reacción podríamos decir que terminamos tomándole gusto al punto pero la realidad es que ni siquiera el empate tiene gusto a algo en un partido tan chato y muy inexplicable.
Muchas preguntas y pocas respuesta en medio de un pozo del que pensamos habíamos salido. Pero la realidad es que Vélez está lejos de ser el equipo que nos había ilusionado en el ultimo tramo del 2018. Porque lo cierto es que ese "pasado" era bueno, pero nos fuimos mucho más atrás, a momentos de incertidumbre e incógnitas. ¿Retrocedimos sobre nuestros pasos? El tiempo lo dirá, pero volver al pasado, por favor no.

00418 026b21cfdc